Sábado, 18 Noviembre 2017

Municipales bonaerenses presionan a los intendentes y amenazan con ser una “piedra” en la campaña

Publicado en Prensa
Valora este artículo
(1 Voto)

Desde la Federación de Sindicatos Municipales Bonaerenses (FeSiMuBo) aseguran que no hay avances en la implementación de la nueva ley de paritarias, y que la falta de acuerdo se puede volverse en contra de los jefes comunales, en especial los peronistas, en el tramo final de la carrera electora. “Los trabajadores votan, sus familias también”, alertaron. El Ministerio de Trabajo comienza a intimar a intendentes por este tema.

Diego Lanese / Especial para Gestión Sindical

Desde que se aprobó la ley 14.656, apenas un puñado de 40 intendentes de la provincia de Buenos Aires firmaron los convenios colectivos que fija la normativa. Lo llamativo es que la mayoría de los casos se trató de jefes comunales de Cambiemos, ya que los peronistas, en especial en el conurbano, siguen rechazando esta posibilidad. Esto generó el enojo de la Federación de Sindicatos Municipales Bonaerenses (FeSiMuBo), impulsora de la nueva ley. Desde este espacio alertaron que si en estos meses no hay avances, podrían comenzar las protestas, lo que genera preocupación en las comunas, que se preparan para afrontar el tramo final de la carrera electoral. “Los trabajadores y sus familias votan, y hay muchos que están descontentos”, afirman en la federación, que le apuntaron a los jefes comunales del justicialismo, en especial los que hacen campaña para Cristina Fernández de Kirchner. En su lógica, aseguran que muchos intendentes perdieron votos “por maltratar a sus empleados”. Los casos de Avellaneda, Lomas de Zamora y esteban Echeverría, bajo la lupa del sector.

La semana pasada, un grupo de dirigentes de la FeSiMuBo se reunieron para analizar la marcha de la nueva ley, y para expresar su descontento por la falta de avances. En ese encuentro, se llevaron algunos casos considerados ejemplo de la mala voluntad de los intendentes, en especial los peronistas, que no convocan a los gremios locales a una mesa de negociación. El caso que más se habló fue el de Avellaneda, donde el gremio local tiene un duro enfrentamiento con Jorge Ferraresi, que incluye varias denuncias (una en la OIT) y un episodio de represión que se vivió el año pasado. De ese distrito es el actual secretario general de la FeSiMuBo, Rubén “cholo” García, y es donde nació prácticamente la federación, como una incisión de la vieja estructura, a mediados de los 90.

“Van a tener que comprender los compañeros que no es una cuestión de voluntad política o de capricho nuestros. Hay una ley, y la tienen que cumplir”, le dijo a Gestión Sindical un dirigente municipal, visiblemente molesto. El dirigente le apuntó a varios “barones” del conurbano, que “se dicen peronistas pero no respetan los derechos de los trabajadores”. En este sentido, alertaron que “los trabajadores municipales votan”, y no descartó que en muchos distritos la merma de votos de los oficialismos tenga que ver con esta situación. “Los empleados votan, sus familias también. Muchos gremios nos cuentan que los trabajadores vienen a decir que no quieren votar a un intendente que no los respeta”, agregó. En estas elecciones la FeSiMUBo como estructura no llamó a votar a ningún espacio, dio libertad de acción a sus dirigentes. Si bien García fue uno de los primeros en apoyar la presidencia de Néstor Kirchner (fue diputado provincial por el Frente para la Victoria entre 2005 y 2009), apoyó a Cristina Fernández e hizo campaña por Daniel Scioli, ahora está alejado del kirchnerismo, y más cercano a Florencio Randazzo, aunque no hace un llamado formal a votarlo.

En el análisis de la dirigencia, el caso de Avellaneda es paradigmático, ya que asegura que no hubo una gran diferencia con Cambiemos, en parte porque el dirigente del gremio local, Hernán Doval, se alineó con Cumplir. Pero no fue el único. En Lomas de Zamora, donde la relación con el gremio local y el intendente Martín insaurralde “es correcta”, la diferencia en votos “fue la esperada”. Fernando Gray fue otro que sufrió por los conflictos con los municipales. Allí, el dirigente Adrián Gouín es muy crítico al gobierno local a quien acusa de serias irregularidades, como “los 600 trabajadores que se mantiene en modalidad de contrato, un sistema de precariedad laboral”. Según le confirmó el propio Gouín a Gestión Sindical, el propio Ministerio de Trabajo bonaerense intimó al gobierno de Gray para que forme la mesa de negociaicón, y así se empiece a discutir la ley de paritarias actualmente vigente.

Si la cartera laboral comienza a involucrarse más en el tema, en los próximos meses pueden “llover” intimaciones, lo que en medio de la campaña preocupa a los intendentes. Si esto sucede, será porque el ministro Marcelo Villegas se decida a poner el funcionamiento la normativa. Hay que recordar que cuando asumió un nuevo mandato al frente de la FeSiMuBo el diciembre del año pasado, García invitó al funcionario al acto, y hubo buena sintonía respecto a la nueva ley. “Ojo que en medio de la campaña tener conflicto con los municipales no es gratuito, y más cuando el escenario marca que cada voto vale, y mucho”, concluyó el dirigente consultado, que espera que las urgencias electorales sirvan para terminar de “convencer” a los jefes comunales, y la nueva ley empiece a llegar a los grandes distritos.

 

Fuente: https://goo.gl/vyeVgi

Visto 282 veces