Viernes, 17 Agosto 2018

Recortes en Pinamar: una comunidad rehén de la puja política entre Cambiemos y Unidad Ciudadana

Publicado en Prensa
Valora este artículo
(0 Votos)

La oposición no aprobó el presupuesto y Martín Yeza optó por implementar un recorte de personal que afecta sobre todo al área de salud. Como consecuencia y en plena temporada alta, el Ejecutivo ya cerró un centro de atención en Valeria del Mar. Desde Fesimubo piden que la comuna abra el diálogo para solucionar el conflicto. “Para aprobar el negocio de la basura todos levantaron la mano”, expresó por su parte indignado el secretario gremial Adrián Gouin

El conflicto se inició en diciembre cuando el intendente envió al Concejo Deliberante el Presupuesto 2018 a través del cual solicitaba un incremento del 33% de las tasas municipales. La oposición representada por los bloques de Unidad Ciudadana y Propuesta Pinamar (Propin) lo rechazaron y autorizaron sólo el 10% de lo estimado.

Con el 20% menos del cálculo de recursos, el intendente optó por implementar un recorte en la planta de personal que afecta fundamentalmente al área de salud y en menor medida la de cultura. “Cortó por el hilo más delgado, que son los trabajadores, y ahora no solo los municipales, sino que gran parte de la comunidad se ven afectads por una puja política entre el oficialismo y la oposición”, sostuvo en este sentido el Subsecretario de Prensa de la Fesimubo, Daniel Ferro en diálogo con Todo Provincial.

Asimismo, explicó que en los últimos días comenzaron a darse las bajas siendo el área de salud la más afectada, con el despido de médicos, enfermeros y auxiliares con varios años de trabajo en el municipio, y que motivó en un principio el cierre del Centro de Salud de Valeria del Mar. “Lo que más bronca me da es que Unidad Ciudadana en su discurso dice que está del lado de los trabajadores y en Pinamar hacen este juego”, añadió.

“Les dicen que no les renuevan el contrato y ahí está el error, porque los que tienen más de un año ya están amparados por la ley 14656”, expresó en alusión a la Ley de Negociación Colectiva. De acuerdo con esta normativa, pasado el año de prueba el trabajador municipal debe pasar a planta permanente en forma automática. “Esto no se está cumpliendo, así como tampoco la negociación de un Convenio Colectivo de Trabajo para el sector”, resaltó.

En ese marco, la Federación de Sindicatos Municipales Bonaerenses (Fesimubo) viene de implementar una serie de medidas que incluyó una movilización el martes pasado y una jornada de protesta con quite de colaboración durante los días miércoles, jueves y viernes de esta semana. Asimismo, este viernes volvieron a movilizarse a la comuna luego de varias reuniones infructuosas con los funcionarios de Yeza.

En este sentido, Adrián Gouin, secretario gremial de Fesimubo, explicó que la secretaria general del gremio en Pinamar, Sonia Valent se reunió en varias oportunidades con el Jefe de Gabinete, Federico Panzierijunto a otros funcionarios, pero la respuesta reiterada fue que “no tienen posibilidades de sostener la totalidad de la planta porque no tienen los recursos”.

Con respecto a la movilización llevada a cabo hoy, Gouin señaló que se vio envuelta en medio de un operativo montado por gendarmería y que luego de intensas tratativas lograron mantener una reunión con el secretario de gobierno Guillermo Benítez. “El mandato que tenemos de nuestro secretario general, Rubén García es tratar de arribar al dialogo con las autoridades para resolver el conflicto, pero está en ellos abrir esa vía”, señaló.

“Primero se mostró reticente y nos dijo que estaba todo en el Ministerio de Trabajo, pero finalmente accedió y logramos acordar una reunión para el próximo lunes a las 11 horas”, informó. Asimismo señaló que el pedido incluye una reunión con los paritarios designados por el municipio. Uno de ellos es precisamente Panzieri, quien en el último acuerdo firmó un acta que establece que el periodo de prueba es de un año. “Ni siquiera cumplieron con ese compromiso”, dijo.

En tanto añadió que entre los despedidos se encuentra una mujer con licencia por maternidad. “Creo que si no respetan el principal derecho que tiene la mujer muy poco se puede esperar de cumplan con los demás”, dijo.

En cuanto al alcance del conflicto que de no resolverse prevé alrededor de unos 150 despidos, el dirigente se mostró indignado ya que como sostuvo: “Los trabajadores no tenemos por qué ser rehenes en una disputa política entre Unidad Ciudadana y Cambiemos”. “Sabemos que esos son intereses personales y que dejan de ser intereses políticos, porque recientemente el Concejo Deliberante aprobó por unanimidad el pliego recolección de residuos”.

“Eso tiene mal olor porque obviamente si los concejales Unidad Ciudadana y Cambiemos no se ponen de acuerdo para aprobar un presupuesto, sabiendo las implicancias que tiene, pero si para el negocio de la basura hay algo que huele mal y los trabajadores municipales no tenemos por qué pagar las consecuencias”, remarcó.

Fuente: http://todoprovincial.com/?p=20513

Visto 120 veces