Sábado, 22 Septiembre 2018

MUNICIPALES DE CAÑUELAS

Publicado en Prensa
Valora este artículo
(0 Votos)

Una familia de Máximo Paz decidió demandar por mala praxis al Hospital Angel Marzetti y al falso médico Felipe Nori Haggi Lacerda, quien en septiembre del año pasado erró en el diagnóstico de un joven de la localidad que fue a verlo a la Unidad Sanitaria con fuertes dolores abdominales. Ante el agravamiento del cuadro su padre lo llevó a la Clínica Monte Grande, donde le diagnosticaron pancreatitis y lo operaron de urgencia.

“Mi hijo estaba muy descompuesto, lo llevé dos o tres veces a la salita y este hombre siempre lo mandaba a la casa. Era un muchacho rubio, de acento brasilero. La última vez que lo vio fue el 10 de septiembre del año pasado. Le mandó a poner un suero y nos indicó que al otro día viéramos a un clínico en Cañuelas”, relató a El Ciudadano el vecino Ignacio López, del barrio San Carlos, padre de Juan Ignacio, de 16 años.
En la madrugada del 11 de septiembre su hijo empeoró por lo que decidió llevarlo a Monte Grande. “Le hicieron estudios y descubrieron que era pancreatitis. Lo operaron para sacarle líquido y lo medicaron. Estuvo tres días internado. Los médicos me dijeron que no se murió de casualidad; que seguía vivo de milagro”.
 
Según Ignacio, el supuesto médico brasileño jamás le indicó hacer una ecografía o estudio; tampoco lo palpó en el abdomen. “Ni siquiera se sacó las manos de los bolsillos. Lo único que hizo fue mirarlo y mandarlo a la casa. La última vez que lo vio le dijo a la enfermera ´ponele suerito´”.
 
Mientras aguardaba que pasara la medicación Ignacio pudo ver algunas actitudes de Nori que le llamaron la atención. “Apareció una señora que pidió que fueran a curar a la madre, que era diabética y estaba lastimada. Por la lluvia no podía salir de la casa. Pero no le dio bola. Dijo que él no iba a ir, que no estaba dispuesto a mojarse. Cero vocación”.
 
Ignacio admite que nunca se le pasó por la cabeza que Nori era un médico sin matrícula. “Cuando lo vi en el diario lo reconocí enseguida. Ya tomamos la decisión de demandar tanto al Hospital como a esta persona, que estuvo jugando con la vida de mi hijo”.
 
López, padre de tres hijos, es empleado de la Delegación Municipal y afiliado al gremio Fesimubo. 

“TIENEN QUE DENUNCIAR”

Daniel Suárez, titular del gremio Fesimubo, pidió que las autoridades municipales y concejales realicen la correspondiente denuncia penal contra Nori por ejercicio ilegal de la medicina.
 
“Estuvieron jugando con la salud de la gente. Lo que pasó es un hecho muy grave. Alguien del Ejecutivo o del Hospital tiene que hacer una denuncia ante la justicia, y si no la hacen, la tienen que hacer los concejales”, dijo Suárez.
 
“Ahora todos hablamos de Nori, pero Nori es solamente una parte del problema. Lo más grave de todo esto es saber quién lo trajo y quién lo dejó trabajar sin papeles”, agregó el sindicalista.
 
Además, explicó que en varias ocasiones le advirtió al director, Federico Pequeño, sobre la existencia de irregularidades en el plantel profesional. “Le dijimos que tenía que tomar medidas para cortar con los kiosquitos que hay en el Marzetti, pero por lo que estamos viendo no tenía kiosquitos, sino un Carrefour entero”.
 
 
Visto 68 veces