Las paritarias inconclusas alcanzan a la mayoría de los municipios bonaerenses. Con aumentos acumulados que rondan el 30%, los jefes comunales activaron el plus de bono de fin de año para municipales como estrategia para terminar el año sin mayores sobresaltos. 

En Pergamino, sin embargo, el gremio de municipales se le plantó al oficialista Javier Martínez. Durante el último encuentro de negociación paritaria, los gremialistas abandonaron abruptamente la reunión  ante el ofrecimiento del intendente que fue de un bono de $2.000 para la categoría más baja y un aumento del 15% en febrero. 

“Venimos con un acumulado del 28 por ciento de aumento, sumando el 3 por ciento que estaba estipulado en noviembre. La inflación va a ser del 45 por ciento y la idea del Ejecutivo siempre fue acompañar la inflación. Entre reunión y reunión nos ofrecieron un bono de $ 2000 a la categoría más baja en noviembre y diciembre, y un 15 por ciento de aumento en febrero que eso ya será Presupuesto 2019”, indicó la delegada Lucrecia Volpi.

Y explicó: “No estamos de acuerdo, por eso nos levantamos y nos fuimos. La gente, en asamblea, quiere un aumento de sueldo, no un bono que es en negro y afecta a los jubilados”. 

Volpi detalló además que desde el municipio afirmaron que realizarían un aumento por decreto, por lo que decidieron elevar un petitorio al propio intendente Martínez solicitando la reapertura de paritarias. “La idea es que el Ejecutivo revea la situación y se haga cargo de lo que nos está sucediendo”, planteó.